Qué Hacer Cuando El Desorden Va Ganando La Batalla

En este momento me está sucediendo. Hay dos habitaciones en casa que son tierra de nadie: el cuarto de tele-compu, y el cuarto de la “ropa”, entre comillotas porque ahí termino metiendo otro montón de cosas que no tengo dónde más guardar.

El desorden en las mencionadas habitaciones ha ido en escalada, casi sin darme cuenta. No fue de un día para otro, sino que unos papeles por aquí, luego se cayó el revistero al suelo, luego mi hijo decidió reacomodar sus juegos electrónicos y vació una gaveta, luego mi esposito (tan lindo él) quiso correr la computadora, entonces dejó un enredo de cables… En el otro cuarto se me cayó el gancho de los bolsos al suelo, mi esposo se metió a buscar unos papeles, luego había ropa que planchar entonces más fácil ponerla encima de todo…

Y ahora el MONSTRUO roba-paz del desorden se adueñó de tal forma que yo mejor paso corriendo frente a estos cuartos para no verlo. Le tengo miedo, horror, no puedo contra él! Lo veo tan grande, tan temible, completamente invencible sentado tan orondo a pata cruzada en ambos cuartos y sin ganas de moverse. Y me da un colerón verlo ahí tan cómodo, pero al mismo tiempo me siento incapaz de hacer algo contra él.

Qué puedes hacer cuando el desorden y el chunchero te van ganando la batalla? Cuando te sientes completamente abrumada por la tarea frente a ti? No sabes por dónde comenzar, es demasiado, mejor salir corriendo, cierto? Talvez las cosas que tienes que organizar pertenecían a tu mamá que ya falleció, y la extrañas tanto que te paralizas, te duele botar la más mínima cosa, así sea un papel sin sentido, porque de cierta manera era parte de ella.

En estos casos lo primero que tienes que hacer es abrazarte, ahí está la clave de la fuerza que necesitas. Si tu mamá (tu papá, tu esposo, tu hijo) murió hace poco, necesitas darte un tiempo. Siéntete libre de darte un tiempo, sabiendo que eventualmente tendrás que enfrentarte a eso; guarda las cajas donde no las veas y olvídate del asunto por unos meses y luego le entras.

Digamos que esta no sea tu situación, pero igual tienes un monstruo acomodado en tu casa. Igual abrázate, y date cuenta de que eres un ser humano tan maravilloso, que ningunos chunches son más que tú. No dejes que un poco (o un montón) de desorden te roben la tranquilidad! Vamos, lo hacemos juntas. Necesitamos tres cajas o bolsas de basura y un trapo húmedo o una escobita para ir limpiando o sacudiendo.

  1. Entra a la guarida del monstruo y escoge izquierda o derecha.
  2. No mires mucho. Enfócate en lo que tengas a tu izquierda o derecha, y toma lo que esté más cerca. Este objeto tiene tres caminos, pero debes tomar la decisión YA, de inmediato y sin lástimas: si no sirve, está quebrado, arrugado, manchado, o no se puede arreglar, es basura (bolsa #1). Si no lo usas o ya no lo vas a necesitar, lo regalas (bolsa #2). Si te sirve, lo usas o te provoca mucha alegría verlo o usarlo (ojo que dije mucha), lo guardas para buscarle un hogar permanente (bolsa #3).
  3. Limpia donde estaba el objeto con el trapo o la escobita, y sigue con lo que está a la par. Repite hasta darle la vuelta completa a la habitación.
Por cuánto tiempo harás esto? Por el tiempo que puedas, no importa si son 5 minutos, quince, o una hora. Eso sí, no más de una hora por día o por fin de semana, y no cometas el terrible error de sacar todo del cuarto y querer terminar la tarea en un día. Lo que lograrás será abrumarte más, y nada más habrás movido el desorden a un lugar diferente, probablemente más visible y estorboso.

Nota acerca de los artículos que piensas regalar

Sólo vas a guardar algo para regalarle a alguien si:
  1. Sabes de antemano a quién le podría servir y hablas con esta persona para saber si está de acuerdo.
  2. Está en buenas condiciones.
  3. Si no está en buenas condiciones, asegúrate de que la persona tiene el tiempo y los recursos para arreglarlo.
  4. Si tus “regalos” no cumplen con estos tres requisitos, lamentablemente son basura. Bótalos, no importa lo que sea. Recuerda que puedes preguntar a alguna organización o escuela, para ver si les sirven tus artículos. Por ejemplo, hay muchas asociaciones de rescate de animales a las cuales podrían servirles tus sábanas o cobijas viejas, esto por mencionar una opción. Pero si no logras encontrar a quién le sirvan, a la basura.
Y si estás en la situación en que debes organizar las cosas de tu mamá que ya se fue al cielo, piensa que ella te amaba, y quería que fueras feliz y libre. Las cosas no son ELLA, talvez para ella no tenían la mínima importancia. Si son objetos muy sentimentales e invaluables, tómales una foto y guárdala, O búscales un lugar en tu hogar donde honren la memoria de esa persona que se ha ido. Pero en realidad pocas cosas cumplen con ese requisito, así que piensa bien antes de guardar algo innecesariamente.
Hoy voy a entrarle a una de esas dos habitaciones. El viernes publicaré mi avance. Te animas a hacerlo conmigo? Mándame una foto de antes y después, y entre todas acabamos con esos monstruos de una vez por todas!

Photobucket

Anuncios

2 comments

  1. ¿Donde hay algún foro o comunidad donde poner comentarios y compartir experiencias con personas con sindrome de acumulación de objetos? q tratan de salir de ello, muchas gracias

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s