Cómo Reducir Tu Colección De Libros

Feliz Día del Libro!!!!

Comencé mi colección de libros cuando tenía 9 años. Mi escuela hizo una venta de libros para celebrar el Día del Libro, y pude convencer a mi mamá de que me diera un poquito de plata para comprarme alguno. Entre todos los libros, uno de ellos captó mi atención de inmediato:

Mi primer libro. Todavía lo tengo!
Así que decidí comprarlo, al nada módico precio de 145.00 . Era el año 1985.

Lo amé desde la primera vez que lo leí, y lo he releído innumerables veces. Desde entonces, mi colección de libros ha ido creciendo, y creo que ya ocuparía una habitación completa, de no ser porque me he ido deshaciendo de muchos de ellos a lo largo de mi vida.

Para los que amamos leer, los libros contienen un aspecto emocional. Nos recuerdan épocas, sentimientos antiguos, personas queridas.  Por lo tanto, es especialmente difícil deshacerse de ellos.

También hay libros que pensamos que “debemos” leer por obligación, por cultura general, aún sin disfrutarlos. Y otros que seguimos guardando aunque nunca los vayamos a leer, porque nos los regalaron o porque pertenecieron a nuestros papás u otro ser querido. Y nos sentimos culpables de deshacernos de estos también, porque hemos aprendido que los libros se tratan con cariño, que son como tesoros, los cuales guardan todos los secretos de la humanidad.

Pero… siempre hay un “pero”. Así como todos los otros objetos y aspectos de tu vida, tus libros deben hacerte sentir feliz, no culpable, ni triste. No es justo para tí seguir atada(o) a objetos que no te hagan sentir feliz, así sean fotos, ropa, muebles, o en este caso, libros.

Al tratar con este tipo de objetos que tienen una carga emocional, el mejor método es el del “sentimiento inmediato”. Revisa tu colección de libros, toma uno de ellos y piensa cómo te hace sentir. Si tu sentimiento inmediato es tristeza, obligación o culpa, o no sientes nada (indiferencia), se va. Si por el contrario te hace sentir feliz, satisfecha, contenta, se queda.

Es muy difícil saber cuántos libros debes guardar, ya que es una decisión muy personal. Pero es importante que guardes sólo aquellos que te produzcan bienestar.

Hay muchísimos libros, y sin importar cuánto has leído en la vida, todavía te quedarán muchos más por descubrir, así que, por qué seguir perdiendo nuestro valioso tiempo leyendo (y guardando) un libro que no nos gusta? Generalmente un libro nos engancha desde el principio, por lo tanto, si ya has leído 10 páginas y todavía no te gusta, no te sientas culpable de regalarlo a otra persona que lo quiera, o de llevarlo a una compra y venta. Incluso escuché de una propuesta recientemente, de dejar libros en lugares públicos como malls y parques. Sería algo muy novedoso, imagínate encontrarte un libro que llevas años queriendo leer, sería maravilloso! Qué te parece hacerlo hoy que es el Día del Libro?

Así que hoy, o cualquier otro día del año, recuerda que los libros se hicieron para leerse, no para guardarse innecesariamente. Libera tus libros de su existencia sin sentido guardados en un anaquel. Y de paso te liberarás tú.

Photobucket

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s