Auxilio! No Me Alcanza El Tiempo! (Organización Del Tiempo)

A veces oímos a las personas decir: “Es que el tiempo no alcanza para nada! Comienzo a trabajar tempranísimo y cuando me doy cuenta se me fue todo el día.”

A menudo estas personas son desorganizadas. Su lugar de trabajo (casa u oficina) es un desorden. Corren de allá para acá frenéticamente. Siempre tienen trabajos atrasados, no cumplen con sus fechas de entrega, siempre andan estresadas.

Te suena familiar?

El grito de ayuda no debería ser “No me alcanza el tiempo” sino

No sé organizar mi tiempo!

Cuando no sabemos organizar nuestro tiempo, la vida se nos convierte en un caos. Todos nuestros compromisos y deberes se vuelven inmanejables, aumenta el estrés, y comienzas a sentirte abrumada, como con ganas de salir corriendo por media calle gritando y jalándote el pelo y no volver más (digo, no que haya querido hacerlo alguna vez… ejem…)

El problema es que, hasta donde yo sé, en ninguna escuela o colegio nos enseñan a manejar nuestro tiempo. Aprendemos a (o intentamos) manejar nuestro tiempo hasta que ya estamos en la universidad o en nuestros trabajos y ya estamos hasta las orejas de responsabilidades, o sea, hasta que el barco está a punto de irse a pique, porque no es sino hasta ese momento que nos damos cuenta lo importante que es saber organizar nuestro tiempo.

El saber manejar nuestro tiempo nos permite sacarle el mejor provecho, ser mucho más eficientes y hasta disfrutar el tiempo que tenemos. Wow! Qué irónico que no lo sepamos hasta que ya estamos casi ahogados. Debería enviar una carta a la escuela de mi hijo para que les enseñen esto a los alumnos!

Pero bueno, aquí estamos tú y yo, luego de quién sabe cuántos años de haber salido del colegio sin aprender a manejar el tiempo, luego de luchar y sufrir y estresarnos por no saber organizarnos.

Pero cómo nos damos cuenta de que nos falta algo que nunca hemos tenido (manejo adecuado del tiempo)?

Analiza los siguientes puntos:

  1. Llegas tarde. La gente sabe de antemano que llegarás tarde.
  2. Se te olvidan las cosas que tienes pendientes, hasta que ya es demasiado tarde.
  3. Paulatinamente le van dando las tareas importantes a otros, no a ti.
  4. No cumples con tus fechas de entrega. Constantemente pides más tiempo, y más tiempo…
  5. No duermes lo suficiente. Piensas que quedándote tarde (cuando tu cerebro ya no es productivo) podrás adelantar trabajo.
  6. Tus papeles están “organizados” en pilas y pilas de documentos. Y el documento importante que buscas siempre está “justo” donde lo pusiste, pero, hhhmm, no aparece.
  7. Siempre estás pagando intereses o cargos por mora, o te cortan la luz, el agua, el teléfono, el cable, etc. por falta de pago. Es que se te olvida pagar!
  8. Tienes apuntes por todos lados. Tu monitor está plagado de post-its, y la servilleta bajo el teclado contiene las notas de la reunión de ayer.
  9. Siempre andas apurada(o). Todo TODO es urgente.
  10. Pierdes la cita con el dentista, el psicólogo, la nutricionista, el doctor de tu hijo. A veces ni siquiera las recuerdas.
  11. No eres capaz de cumplir tus promesas. Prometes que harás algo, pero inmediatamente te olvidas.
  12. Tu lugar de trabajo es un desorden. Ya ni te acuerdas cómo se ve la mesa sin cosas encima.
  13. Dejas tareas importantes sin hacer porque estás enfocada(o) en terminar cosas que dejaste para el último minuto.
  14. Pierdes oportunidades porque todo lo andas dejando para después.
  15. Tu carro y/o bolso es un desorden. Este es un excelente indicador de qué tan organizada(o) eres.
  16. Tu cuarto parece zona de guerra, pero tú afirmas que sabes EXACTAMENTE dónde está todo. Gran mentira!
  17. Tienes tu correo electrónico lleno de correos sin leer. No logras encontrar nada en él, no tienes categorías o folders, ni siquiera te preocupas por vaciar la bandeja de entrada.
  18. Crees firmemente que tener en tu teléfono inteligente un calendario que sincroniza cada 5 segundos, 3 aplicaciones de hacer listas y recordatorios, y el software de organización más actual te convertirán mágicamente en una persona ordenada. Aunque no las uses nunca.
  19. Trabajas durante las reuniones, porque es el único momento en que puedes realmente completar alguna tarea. A duras penas.
  20. Trabajas siempre hasta tarde, y aún así siempre tienes pendientes.

Auch! Duro verdad? Al menos a mí sí me dolió, porque fácilmente me identifico con la gran mayoría de estos indicadores.

Ahora bien, nada hacemos con identificar que necesitamos manejar mejor nuestro tiempo, si no hacemos un esfuerzo consciente por mejorar este aspecto de nuestras vidas.

Hay muchas técnicas para mejorar el manejo de nuestro tiempo: hacer listaspriorizar nuestras tareasenfocarnos sólo en una, o en tres de ellas y completarlas antes de seguir con las demás, apuntar tus citas en calendarios o agendas, tradicionales o electrónicos, etc.

Pero sin importar cuál método escojas, recuerda que el organizar mejor tu tiempo te mantiene enfocada(o) en tu trabajo, reduce tu estrés y te hace más efectiva(o).

Así hasta podrás tener tiempo libre, y disfrutar de él!

Gabi

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s