El baño

Area de la semana: baño principal

source

Como decíamos la semana pasada, los tiempos han cambiado. Con la evolución del núcleo familiar hacia familias monoparentales, ambos padres trabajando fuera de casa, familias sin hijos y solteros profesionales viviendo fuera de la casa de los padres, las tradicionales habitaciones “sociales” como la sala y el comedor han cedido su papel protagonista en las casas, a salas de entretenimiento (“family rooms”), dormitorios y baños mucho más amplios que los de antes.

Esta semana hablaremos de los baños, específicamente del baño principal, ya que muchas casas modernas tienen más de uno.

Más que meramente cumplir con su función básica, o sea, el aseo personal, el baño se ha convertido en un lugar de relajación (o al menos así quisiéramos que fuera), donde podemos olvidarnos del estrés diario dándonos una relajante ducha con un delicioso gel cremoso antes de dormir, o donde iniciamos el día con un vigorizante masaje con una esponja exfoliante al inicio de nuestra jornada. Sea como sea, es muy gratificante entrar a un baño que huela y se vea muy pero muy limpio.

Para que el mantenimiento del baño sea tan relajante como una ducha caliente, esta semana nos vamos a dedicar a limpiarlo profundamente pero de poquito en poquito. Trabajamos media hora cronometrada por día nada más, cuando la alarma suena nos detenemos. Trabajamos rápido, así lograremos sacarle el mayor provecho a nuestro tiempo. Cada día escoge algunas tareas de esta lista y pon manos a la obra!

  1. Sacude todas las esquinas con la escoba o con un pañito, de arriba hacia abajo. Limpia las paredes con un trapo con desinfectante.
  2. Limpia la puerta por dentro y por fuera. Limpia también el apagador y la pared alrededor de éste.
  3. Limpia el servicio sanitario con cloro o ajax. Con un paño o toalla de papel con desinfectante limpia el exterior del servicio sanitario, especialmente la base y la base del tanque. Limpia también la tapa, el asiento y sus bisagras, y la tapa del tanque.
  4. Con un paño o toalla de papel con limpiacristales o vinagre, limpia los espejos, repisas de vidrio y las llaves cromadas del lavamanos, baño y la palanquita del servicio sanitario.
  5. Revisa el botiquín. Bota todo lo que no se vea en buen estado (por ejemplo si la gasa se ha ensuciado, hay que botarla). Revisa las fechas de vencimiento de las medicinas, jarabes, inhaladores, etc. Si no sabes qué es, si no tiene etiqueta, si no sabes para qué sirve algún medicamento, o si es parte de algún tratamiento que no se completó (como antibióticos), bótalo.
  6. Lava el lavamanos con ajax y una esponjita verde. Recuerda limpiar bien detrás de las llaves y el tubo. Limpia el lavamanos por debajo y su base, o si lo tienes en un mueble, límpialo también. Limpia este mueble también por dentro.
  7. Lava la ducha y las puertas (o la cortina). No olvides limpiar bien los rieles de las puertas cuando hayas terminado.
  8. Bota todas las botellas y recipientes que contengan poquitos de shampoo, acondicionador, crema, gel etc. Si quieres saber qué hacer con este shampoo sobrante, dale click aquí.
  9. Lava o limpia las botellas que sí contienen producto y que sí utilizas. El moho y la suciedad también se acumulan en ellas.
  10. Limpia el basurero y cámbiale la bolsa.
  11. Coloca paños limpios y rocía aromatizante.
El baño está lleno de objetos pequeños y difíciles de organizar. Por suerte tenemos ideas aquíaquí y aquí.
Un truco para mantener las puertas del baño relucientes (y la ducha/tina en general) es mantener un pañito de manos sólo para este propósito en el baño y secarlo después de usarlo (delega esta tarea en la persona que se ducha de último en tu casa). Esto evitará que se formen moho y bacterias. 
La mejor forma de eliminar manchas de agua o jabón de la puerta del baño es con una toallita suavizante (de las que se usan en la secadora de ropa). Humedécela y limpia con ella la puerta del baño. Y si tienes cortina, trata de que ésta sea de tela. Así sólo tendrás que echarla en la lavadora cada 15 o 22 días para mantenerla como nueva, en lugar de estar restriegue y restriegue una cortina plástica.
Finalmente, un tip para dejar la tina de baño como nueva es pulirla con limpiador para hornos. Quién diría?? Este truco es especialmente efectivo, en serio. Primero lava la tina y sécala bien. Luego toma un pañito húmedo y aplica el pulidor de hornos en forma circular, frotando en los lugares que estén más percudidos. Luego limpia con otro paño húmedo. 
El producto que utilicé para pulir mi tina es este, distribuido en el catálogo Estilos, pero en el súper también puedes conseguir alguno parecido:
Después de que tu tina haya recibido este tratamiento especial, la forma más fácil de mantenerla (al menos para mí) ha sido lavarla con spray quitagrasa, del mismo que uso en la cocina.
Si quieres más consejos acerca de cómo eliminar el desorden en el baño, dale click aquí.

post signature

El lugar perfecto para las prensitas negras

Coloca tus prensitas negras en un recipiente para clips. Además de ser pequeños, estos recipientes tienen un imán en la orilla, que te permitirá tomar las prensitas con facilidad, y dejarán de andar regadas por todos lados.

Gracias a Real Simple por esta genial idea.

post signature

Utiliza los sobrantes de shampoo

Gana orden y espacio en tu baño eliminando todas esas botellas que tienes con cantidades minúsculas de shampoo. Pero no botes el producto! Hay muchos otros usos para esos sobrantes.

Junta todos los sobrantes en una sola botella y úsalos para lavar tus batitas o pijamas delicadas, ropa de bebé, para lavar la cochera, lavar los cepillos para el cabello, darle una rápida lavada al lavamanos y a la ducha, etc.


Quieres otros usos más divertidos? Qué tal mezclar shampoo con agua para que los niños hagan burbujas con una pajilla? Si tienes tina, puedes usar shampoo para hacerle un delicioso baño de burbujas a los chicos (o a los papás de los chicos, para esas noches románticas). O mézclalo con un poquito de colorante vegetal para que tus chicos hagan obras de arte en el baño.


Estos truquitos también sirven para darle buen uso a ese shampoo que te deja el pelo horrible. Así no te sientes mal de sólo tirarlo a la basura, y a la vez dejará de estorbarte en el baño.

Elimina el desorden en el baño

Qué relajante sería llegar a casa después de un día de esos súper ocupados que todos tenemos, con dolor de pies, con la espalda contracturada, con calor, luego de haber estado dos horas en la presa camino a casa, y entrar al baño, a ese santuario sagrado de nuestro hogar y darnos un baño ultra relajante, tibio, caliente o frío según el gusto de cada quien, y salir como nuevos. Rico, verdad?

Pero más rico sería si en primera instancia el baño estuviera limpio, si hubiera paños secos y dobladitos (no mojados y tirados en el piso), que hubiera jabón a mano, shampoo, las esponjas en su lugar, etc. Lastimosamente la realidad muchas veces no nos presenta un baño así de bonito. Lo bueno es que con muy poco esfuerzo podemos tener el baño de nuestros sueños. Mira estas ideas:

  • Dezhaste de todo lo innecesario. Bota las botellas de shampoo que ya ni tienen o nadie usa, las navajillas viejas, los pedacillos de jabón gastado que van quedando en la jabonera, medicinas vencidas, esos cosméticos que nunca usas, las botellas vacías de perfumes, en fin, todo eso que sólo te quita espacio y sanidad mental.
  • Los productos que queden y que realmente utilizas, colócalos en repisitas con ventosas dentro de la ducha, o fuera de ella dentro de canastas bonitas (Pequeño Mundo vende canastas hermosas y baratas). 
  • Limpia los mostradores de todo aquello que no sea absolutamente necesario. Por ejemplo, guarda todos los artículos para el cuidado de las uñas (cortauñas, tijerita, limas, etc) dentro de algún recipiente bonito, y organiza las colas de tus hijas de una forma creativa. Guarda todo lo que puedas en las gavetas del mueble, o en canastas sobre repisas dentro del mismo baño, y deja sobre el mostrador únicamente aquello que definitivamente no puedas guardar, como los cepillos de dientes y el jabón para manos.
  • La mayoría de casas no tienen baños lo suficientemente grandes. Si este es tu caso, evita tener muchos artículos decorativos. Guárdalos para otras habitaciones donde haya más espacio. En el caso del baño, puedes decorar con un paño de manos lujoso, un recipiente para el jabón elegante (que no sea en el que viene el jabón), y talvez un recipiente con popurrí, una candela o una planta pequeña si entra suficiente luz.
  • No olvides colocar en el baño la muy necesaria canasta de ropa sucia. Si acostumbras tener una canasta de ropa sucia en cada habitación, la que tienes en el baño servirá para colocar los paños que deben lavarse (pero no los guardes húmedos, o tomarán mal olor y hasta se pueden enmohecer), y las pijamas o batas de baño sucias.

Ten las pinzas de cejas siempre a mano

Coloca un imán dentro del gabinete metálico del baño y pega a él tus pinzas de cejas o 
cortauñas.

Gracias a RealSimple.com por esta genial idea.