Una Ventana Hacia Ti

Una Ventana Hacia Ti: Virtudes Femeninas



Por Tanny Abad

Posiblemente no exista  mujer que no haya disfrutado de un chiste feminista. Nos encanta reírnos de los hombres, como a ellos les gusta reírse de nosotras con sus chistes machistas. Pero ni para ellos ni para nosotras es un secreto que tenemos la capacidad de hacer varias cosas al mismo tiempo y por lo menos, la mayoría de ellos no la tienen. Y hago la salvedad de decir “la mayoría”, porque también he topado con mujeres que parecieran no tener la capacidad de honrar su género en ese sentido y con muy pocos hombres, que si se salen de este etiquetado.

La Biblia nos habla de la mujer virtuosa y la alaba en gran manera en el capítulo 31 del libro de Proverbios, mencionando sus cualidades de ama de casa, de caridad y hasta de administradora de empresas; así que puede darse el caso de que no sea algo general; o mejor veámoslo desde el punto  de que no todas nos hemos dado a la tarea de desarrollar las virtudes que tenemos.

Podemos tener varias razones por las que todavía siguen ocultas algunas de nuestras cualidades femeninas. Entre estas razones podemos mencionar nuestra niñez. Una madre muy ocupada con varios hijos, era imposible que le diera tiempo de descubrir las capacidades y cualidades individuales de cada uno de ellos, para guiarlos según las mismas, tal vez ni siquiera conocía las suyas propias. Un padre machista de esos que pensaban que sólo los hijos varones tenían el derecho de estudiar y las niñas sólo servían para hacer oficios domésticos y ayudar a su madre. La timidez y un entorno de pobreza pudieron haber dejado a más de una que hoy es una mujer madura, con sus ilusiones rotas de desarrollarse intelectual y artísticamente.

Pero una mujer virtuosa debe comenzar con no detenerse cada vez que topa con un obstáculo en su vida. Así que todavía hay tiempo para comenzar a pensar en esto. La mayoría de nosotras hemos desarrollado nuestras virtudes casi inconscientemente, porque la necesidad o el simple deseo nos han llevado a hacerlo. Puede que las consideremos tan comunes que, hasta que otra persona nos lo hace notar, caemos en cuenta que puede ser algo particular de nuestra personalidad y que nos hace especial.

Con sólo que mires un día de tu propia vida y hagas un recuento de los hechos lo puedes notar… te levantas antes que todos, preparas el desayuno, envías o llevas los niños a clases con o sin comodidad de transporte, trabajas dentro y fuera de casa todo el día hasta después de que todos llegan a casa de nuevo. Hasta lo que no te corresponde hacer directamente, al menos te toca estar al pendiente y recordar a tu pareja e hijos para que no olviden hacerlo. Ser embajadora de paz en medio de las discusiones entre hijos, ¡Ah! Y prohibido cansarte o quejarte, eres el único miembro de la familia que no tiene derecho de hacerlo.

Entre las virtudes existen diferentes tipos, estas las hay Espirituales, como la fe.  Físicas, como una cara hermosa o un cuerpo envidiable.  Mentales como la creatividad, pensar rápidamente, ser analítica, etc.  Artísticas, como tocar instrumentos musicales, pintar, cantar, tejer o bordar .  Emocionales, como la paciencia, cuidar niños o ancianos, ser caritativa, etc.

Las virtudes son cualidades con las que se puede nacer, descubrir y desarrollar o las que puedes aprender con dedicación y perseverancia. Por eso en este momento te pido que, apenas puedas, saques un tiempo para ti sola, te examines y hagas conciencia de tus virtudes. La siguiente lista te puede ayudar:

1) Levanta una lista de las virtudes que sabes que tienes.
2) De las virtudes que los demás dicen que ven en ti.
3) De las que crees que desarrollas por obligación o porque la vida te lo exigió.
4) De las que sientes que están bien desarrolladas en ti.
5) De las que sientes que necesitas pulir.
6) De las que desearías retomar  o aprender.

Ya por sí sola, ser mujer es una virtud, agradece por ella a Dios y disfrútala al máximo!!

“Mujer virtuosa, ¿Quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas…”
Proverbios 31: 10 en adelante

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Por Qué Yo?



Por Tanny Abad

¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? Sólo a mí me pasan estas cosas, todo me toca a mí hacerlo… y ahí seguimos en la quejadera y en la conmiseración  (sintiendo lástima por nosotros mismos). Sólo nos falta vernos en el espejo tomarnos por las mejillas y decirnos “pobrecito yo”.  La Biblia dice que Dios no le da al ser humano cargas que no pueda llevar. ¿Por qué yo, entonces? Simplemente Porque Dios cuenta contigo.

Naciste hace X  cantidad de años y aún hoy después de tanto tiempo, te has despertado, amaneciste con salud, puedes ver a tus seres queridos, atenderlos, tener algún detalle especial con ellos, decirles lo mucho que los amas, no dejarlos salir de la casa o no salir tú sin antes de decirles una palabra de aliento.

HOY ESTAS VIVO(A) porque la misericordia y la fidelidad de Dios son nuevas cada día, tienes derecho de estrenar las de hoy, de disfrutarlas hasta desgastarlas, porque son sólo para hoy, mañana tendrás otras nuevas. Es lo único que nos podemos dar el lujo de estrenar junto con cada día.

HOY ESTAS VIVO(A) porque Dios cuenta contigo, por eso te creó, naciste en la mente de Él antes de nacer en este mundo, no estás aquí por casualidad, o como dice la canción “…porque te equivocaste en la cuenta…”, no estás aquí porque tus padres no planificaban.

Simplemente a Dios, al Creador le plació crearte y no para que existiera un humano más en la tierra, sino porque tiene planes de bienestar para ti y para todos los que te rodean. Eres tú quien está leyendo esto, eres tú quien ha leído mis escritos anteriores, eres tú por quien Dios quiere comenzar a dar un giro a tu familia y a tu hogar, eres tú quien puede compartir esto  y todo el conocimiento que has adquirido en tus años de existencia con alguien más y darle un sentido especial a tu vida y a la vida de esa persona.

¿Por qué tú? Porque tal vez eres de tu familia la persona más dura para recibir un consejo de alguien conocido y necesitas escucharlo de alguien extraño como yo. O porque tú eres la persona más dócil y más fácil para obedecer y llevar a cabo ese plan especial para tu familia. O quizás porque tú eres la persona más sensible, con la que es más fácil trabajar y llegar a los demás miembros de tu núcleo. Dios usa cualquier tipo de carácter, cualquier debilidad o cualquier fortaleza de la persona dispuesta, para hacer maravillas en el ser humano, hasta lo que nosotros desechamos de nuestra vida o de los demás, Él lo “recicla”,  lo convierte en algo positivo.

Dios tiene propósitos generales y propósitos individuales. El propósito general es que la humanidad acepte el amor divino, sienta la necesidad de buscarlo a Él y comprender que Dios desea la salvación de toda la raza humana. Pero el propósito individual, es precisamente eso, un plan específico para cada persona, un modo diferente de lograr con cada quien sus propósitos generales. Cada individuo que reconozca su incapacidad como mortal para ver el futuro y comprender qué es lo que más le conviene y su necesidad de Dios lo va a llegar a buscarlo por alguna circunstancia diferente que se le presente en la vida, va a encontrar a un Dios de Amor que estaba deseando ser tomado en cuenta para reestablecer esa relación que se perdió cuando el ser humano desobedeció.

Hoy estás a tiempo, hoy es tu día, porque por más que hagamos planes para el futuro, no sabemos con certeza donde vamos a estar el segundo siguiente; por más fe que tengamos en Dios, no sabemos nada sobre nuestro futuro, hacemos planes por si llega y debemos prepararnos para vivirlo, por eso hoy… disfrútalo, …vívelo y haz que quienes están a tu lado lo puedan disfrutar, lo puedan vivir y deseen un futuro contigo sea cual sea el lugar que ocupas en la vida de cada persona que te rodea y en las que en el futuro estarán contigo.

“…Porque yo se los planes que tengo acerca de vosotros, planes de bienestar y no de mal, para darles el fin que ustedes esperan…” 

Jeremías 29:11

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Casa vs. Hogar

Por Tanny Abad

Por lo general cuando nos referimos en las conversaciones sobre nuestra casa estamos hablando de nuestro hogar.

Pero si saliéramos de ella con todo su mobiliario y contenido, no deja de ser una casa, por lo tanto una casa es un edificio, esté vacío o habitado y no necesitamos ser arquitectos para comprender esto. No pasa así con un hogar.

El hogar es un lugar acogedor donde nos sintamos a gusto y donde deseemos llegar después de nuestras actividades fuera de él, pero ¿Qué debe incluir ese edificio de paredes frías llamado casa para que sea en realidad un hogar?

Lo primero que debe incluir son personas y estas personas deben tener características en común, costumbres y valores similares. Si en un edificio o casa le pidiéramos a varias personas de culturas e idiomas muy diferentes que habitaran por unos cuantos días o quizás por un buen tiempo, sin exigirles dejar sus costumbres ni su idioma, no lograríamos que se sintieran a gusto ni en confianza unas con otras y hasta podrían causar problemas y disgustos el choque de culturas.

Con el ejemplo anterior quiero llegar a sus corazones haciéndoles comprender que para sentirnos en un hogar existen cosas muy fundamentales que por lo general no tomamos en cuenta cuando vivimos en familia.

 Las personas de una misma familia que comparten y habitan una misma casa deben estar unidas con el vínculo del amor, para que este traiga la comprensión de que convivir. El habitar un hogar (no meramente una casa) es compartir con personas a las que amamos y necesitan saber que las amamos, que son además personas con los mismos derechos y los mismos deberes de tratarse con respeto, amabilidad, consideración, tolerancia y dedicación los unos con los otros.

Un hogar por lo general está compuesto por miembros de la misma familia, pero también existen otros núcleos compuestos por compañeros de estudio o de trabajo, que de igual forma deben hacerse agradable las horas de estancia y de compartimiento dentro de dichas paredes.

El hogar es un refugio, un sitio de descanso, que debe estar limpio, ordenado, fresco y bien ventilado. Un lugar húmedo o donde no circula el aire regularmente, produce enfermedades de tipo respiratorio que por cierto son muy comunes en nuestro país que es de clima tropical.

Algunas consideraciones que podemos tomar en cuenta para el convivio dentro del hogar son las siguientes:

Fumar fuera: El humo del cigarrillo se sabe de antemano que daña tanto al que tiene el vicio, como a quienes conviven con quien lo tiene. Si el fumador no quiere dejar el cigarrillo, al menos debe comprender que fumar dentro de la casa daña la salud de quienes lo rodean y es una falta de respeto para quienes decimos amar.

Malos olores personales: El mar olor de los zapatos y de los pies lo sufren muchas personas. Para disminuir o eliminar el olor de los pies se deben (entre otras medidas) usar calcetines de algodón y no sintéticos; aplicar talco, spray o desodorante para pies todas las mañanas; lavarse los pies antes de acostarse; sacar al patio las prendas que provocan mal olor; y limpiar el interior de los zapatos con un pañito con vinagre blanco luego de quitárselos. Estas simples costumbres de aseo personal demuestran aprecio y educación. Igualmente sucede con los “gasesitos que salen por detrás” debido a ciertas comidas que nuestra digestión no tolera; si ya sabemos cuáles comidas son, es mejor evitarlas y si no lo sabemos, es cuestión de poner la debida atención la próxima vez que nos ocurra para evitar que continúe sucediendo. De igual manera, si se escapa un gas, que ello no sea motivo de “diversión” en la familia, ni hacerlo por llamar la atención.

Ruidos excesivos: Cuando se escucha música, procurar que el volumen sea moderado, comprender que no a todos los miembros del hogar, ni mucho menos a todo el vecindario les gusta el mismo género musical. Levantar las sillas en vez de arrastrarlas; cerrar y abrir las puertas con cuidado de no golpearlas para no despertar a los quienes no tienen que madrugar o trabajan los fines de semana o con los mismos horarios, etc.

Cuántas cosas similares a estas podríamos agregar a esta lista, que están provocando estrés y roces constantes entre personas que se aman (o al menos se aprecian) pero que están causando que ya no se toleren? Estos pequeños detalles se pueden corregir con muy poco esfuerzo, y convertirán la convivencia en el hogar más agradable, hasta sentirse bien consigo mismo y restablecer las relaciones que se están rompiendo; sabiendo que también deseamos que por nosotros tomen algunas consideraciones.

“Si Dios no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican, si Dios no guardare la 
ciudad, en vano vela la guardia” 

Salmo 127: 1


Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Patrones De Conducta

Por Tanny Abad



Los patrones de conducta son normas de carácter específico que sirven de guía para orientar la acción ante circunstancias específicas. En palabras simples, un patrón de conducta es el tipo de comportamiento o costumbre que sirve como modelo y es generalmente aprendido durante la infancia por los hábitos que los padres nos inculcaron y que se transformó en una forma de ser de nuestra personalidad.

Con el tiempo, esa manera de actuar nuestra se transforma en un patrón o sea quedamos programados para actuar de la misma manera cada vez que pasamos por una circunstancia similar, ya sea al tomar alguna decisión o compartir con otras personas.

Tan es así que lo realizamos de forma inconsciente. Y hasta resulta difícil cambiar algo ya establecido. Por eso tantas veces nos dicen: “Es que pareces a tal o cual persona”, o “es que ese muchacho salió al papá” o “esa mujer es igual que la mamá”.

Por esta razón es bueno primeramente que hagamos un análisis de la forma en que nos comportamos ante cada circunstancia, tanto cuando lo hacemos con valentía y positivamente, como cuando el miedo o la inseguridad nos embargan y actuamos negativamente, con recelo o con temor o también cuando nuestra actitud es huir o tratar de ignorar la situación.

Tomando soló un par de ejemplos de patrones de conducta negativos, podemos mencionar la violencia doméstica, el alcoholismo y la irresponsabilidad de los padres con respecto a sus hijos o a sus obligaciones en el hogar.

Y veamos ahora las dimensiones que han tomado estos pocos patrones de conducta antes mencionados: tantos hogares destruidos, hijos abandonados y mujeres jefas de hogar y hasta varios alcohólicos en el mismo núcleo familiar.

Otro ejemplo es la costumbre de mentir. Las personas aprenden a mentir desde pequeñas, al ver que el papá le miente a la mamá,  la mamá al papá, se le miente al vendedor y ambos hasta obligan a los niños a mentir por ellos, hasta nos reímos de la famosa frase “dice mi mamá que no está” y eso se convierte en una cadena interminable.

Hablemos ahora de los patrones de conducta positivos. Podemos mencionar a un padre trabajador y amoroso, que llega cansado pero con entusiasmo, a compartir con su familia luego del trabajo, enseñando con su ejemplo y con sus palabras los valores de la responsabilidad, la convivencia y el respeto. O esa madre jefa de hogar, a quien le ha tocado hacer frente a la responsabilidad de ser padre y madre, pero que aún así sus hijos logran ver su empuje y valentía de no quedarse hecha un nudo en un rincón, lamentándose y sintiendo autocompasión por haber sido abandonada.

Puede que a nosotros mismos nos disgusten algunos de los patrones de conducta que practicamos, posiblemente hemos luchado contra nosotros mismos tratando de eliminarlos de nuestra vida sin mucho éxito. Pero podemos deshacernos de ellos; aunque sea difícil no es imposible, todo depende de nosotros mismos.

Pasos para eliminar patrones de conducta negativos

1. Analizar nuestra conducta: Sobre todo cuando alguien nos da una voz de alerta ya sea con un reclamo o de buena forma haciéndonos ver que actuamos mal.

2. Reconocimiento: Debemos ser sinceros y reconocer que hay algo mal en nosotros, hay cosas que nos toca hacer directamente a nosotros, y otras que sin Dios son imposibles de cambiar. Pero sólo lo lograremos si se lo solicitamos en oración y permitimos su intervención divina. Ni Dios con todo su poder puede hacer algo si nosotros no deseamos que suceda.

3. Arrepentimiento: Si reconocemos pero no nos arrepentimos, volvemos fácilmente a caer en el mismo error, y entonces no sería un arrepentimiento genuino, se convierte sólo en remordimiento. El verdadero arrepentimiento conlleva un cambio de actitud.

4. Perdón: Debemos pedir las disculpas del caso a quienes ofendemos y si no lo hacemos nuestro orgullo está interviniendo en nuestra contra, evitando que avancemos en el proceso de recuperación de nuestra identidad propia. Al encontrar la raíz del problema, o sea de donde copiamos tal patrón, debemos perdonar a la persona que influyó en nosotros, ya sea que lo haya hecho de manera consciente o inconscientemente, posiblemente copiándolo de otro familiar o transmitido de generación en generación.

5. Fuerza de voluntad: Tenemos que tomar en cuenta que llevamos años actuando de un modo en particular y la vida nos hace pasar repetidas veces por lo mismo, sobre todo cuando no lo hemos superado. Así que requiere de mucha fuerza de voluntad comenzar a actuar de la manera correcta y si es necesario debemos pedir ayuda y colaboración a quienes nos aman para avanzar.

“Te haré entender, y te enseñaré el camino por el cual debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”
Salmo 32:8

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Quién Manda Aquí?

 Por Tanny Abad

La familia contemporánea tiene que lidiar con poco tiempo, con muchas ocupaciones, con la búsqueda de varias fuentes de ingresos y con un sinfín de medios de diversión que dispersan la atención de lo que es realmente importante. Por lo que también además de las prioridades personales es importante hablar de las prioridades en el hogar:

Prioridad No.1 EL AMOR

El amor entre todos los miembros del núcleo es lo que hace la diferencia entre una verdadera familia y “una casa de huéspedes con apellidos en común”. El amor se clasifica en: “Amor Eros” que es el amor entre pareja o cónyuges, el “Amor fileos” que es el amor fraternal entre hermanos y también existe el amor más importante, el “Amor Agape” que es el amor perfecto, o sea el amor que siente Dios por nosotros y que Él mismo ha derramado en nuestros corazones, para que lo demostremos en los diferentes tipos de amor antes mencionados. Por medio del amor nos cuidamos, nos protegemos y nos interesamos los unos por los otros.

Prioridad No. 2 LA JERARQUÍA

La familia es una sociedad, una compañía o empresa, en la que todos deben colaborar y ser facilitadores del bienestar de los demás miembros. El orden establecido por Dios ha sido que la presidencia de una familia la lleve el padre; esto indica que es él el que manda, el que ordena; pero para que sea respetado debe por lo tanto dar un buen ejemplo a seguir. La autoridad que Dios da no se debe confundir con el machismo, con la agresión doméstica ni la maledicencia (uso de improperios, grosería y gritos). El padre debe tratar a su cónyuge y a sus hijos con buenas palabras y acciones. La madre viene a ser la vicepresidenta, ella es la ayuda idónea según especifica la Palabra de Dios, ella no debe tomar la autoridad del padre, pero sí merece llegar a acuerdos con él y respetársele su opinión; si esperan seguir juntos, en cuanto los límites, la disciplina y los valores a inculcar a sus hijos. Los hijos vienen a ser el resto del equipo, quienes tienen el deber de obedecer y no ocasionar problemas al y entre el “departamento de presidencia”.

Existen familias tan disfuncionales en las que el que manda es el hijo menor; al que se le dan todos los gustos y manipula tanto a sus padres que si hace un berrinche porque van a salir sin él o ella, es capaz de provocar un disgusto hasta hacer que se queden en casa. O donde el hijo adolescente produce una división entre padre y madre en cuanto a la disciplina que debe recibir por su rebeldía y holgazanería o por su tamaño y agresividad manipula la situación. Por lo que damos lugar a:

Prioridad No. 3 LOS VALORES Y LOS LÍMITES

La familia es la base de la sociedad y es la primera escuela, de nada sirven los valores inculcados al entrar en la escuela, sino se viven en la casa. Los límites que se le pongan a los hijos desde pequeños, los hará crecer con seguridad y con una autoestima más alta. Es en la intimidad de la casa es donde aprenden a mentir o a decir la verdad, donde aprenden a respetar lo ajeno o a comenzar a robar cuando ven que sus padres traer del trabajo cosas a escondidas o que si llevan a casa un juguete que no les pertenece, los padres lo pasan por alto. Recuerdo el comentario que me hizo una amiga hace mucho tiempo de que su esposo fue con su hija a comprar a una de esas zapaterías de autoservicio y como gran gracia él le comenta que cambio los zapatos a una caja con precio menor delante de su hija y así pagó un costo menor por los zapatos que llevaron, o sea le enseñó a su hija a robar de una manera muy sutil.

Prioridad No. 4 LA PROTECCIÓN Y EL CUIDADO

La familia se establece desde el momento que un hombre y una mujer se comprometen a un amor mutuo. Los hijos llegan a complementar ese vínculo que debe ser de amor, protección, seguridad y cuidado, estos factores son complementarios y deben de iniciar desde el padre, pero desgraciadamente ahora hay muy poco compromiso de parte de algunos hombres por cuidar los hijos que engendran, por acompañar a la mujer con quien los engendran en el camino de la enseñanza y el cuidado de estas inocentes criaturitas. Por lo que la mujer se ve obligada a tomar un rol que no le pertenece y asumirlo adicionalmente al papel que sí le corresponde, por lo que la carga de llevar adelante una familia se hace aún más pesada. También la mujer tiene mucha responsabilidad en convertirse en madre soltera, porque de hecho hay más madres solteras por voluntad que por violación. Para vivir en orden en una familia y que no se convierta en caos, damos lugar a:

Prioridad No. 5 LA COLABORACIÓN

Al llegar a casa ahora cuando en casi todas las familias la madre debe trabajar fuera, ya sea por colaborar con los ingresos o por ser madre sola, es muy estresante llegar a trabajar también en el oficio doméstico y empezar de cero. Aunque hay otros miembros que pasan más tiempo en el hogar, no colaboran en nada con el orden, pero si mucho con el desorden. Todos tenemos las mismas capacidades físicas y mentales y por lo general los mismos miembros en nuestro cuerpo. Aún personas con limitaciones físicas hacen muchas veces cosas que otros con todas sus capacidades no quieren hacer.

El amor por nuestros familiares debe fomentar y demostrarse con la ayuda mutua. Todo esto permitirá que mamá y papá estén de mejor humor, que los hijos aprendan a ser independientes, corteses, a sentirse útiles y apreciar el esfuerzo y el trabajo de otros. A los hijos hay que impulsarlos e incluso obligarlos, no esperen que les “nazca” hacerlo, porque a los jóvenes se los “come” la pereza. Una vida sedentaria no es buena ni siquiera para su salud, el oficio doméstico hace quemar muchas calorías, sobre todo ahora que hay tanta obesidad en los muchachos. Es bueno hablar con ellos y hacer conciencia, organizar un horario donde de acuerdo con las edades puedan tener sus obligaciones. El trabajo no hace daño a nadie, todo lo contrario.

Mamá: no te sientas mala madre al enseñar a tus hijos a ser independientes y colaboradores sólo porque la cultura machista con la que casi todos crecimos inconscientemente te dice eso!

Papá: no sientas que pierdes tu masculinidad porque ayudas en el oficio hogareño, tendrás una mujer más descansada y dispuesta para la intimidad si la demostración de tu amor comenzó desde tu disposición de lavar los platos y hacerle la vida más agradable!

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque el Señor tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”
Josué 1:9

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Ordena Tus Prioridades

Nota por Gabi: A partir de Mayo, la sección “Una Ventana Hacia Ti” se publicará el segundo y cuarto viernes de cada mes, a diferencia de bisemanalmente, como lo habíamos venido haciendo.


Por Tanny Abad

Definiendo en palabras muy simples el significado de prioridad, podemos decir que es lo primero que  debemos tener presente en orden de importancia aunque a veces no sea el orden cronológico de las cosas. Veremos en este caso nuestras prioridades personales:

Prioridad No. 1 – YO

Nadie debe preocuparse más por ti que tú mismo. Esto debe ser con un balance, o sea no debe caerse en el error de ser egoísta y despreocupado por los demás. Debes preocuparte por tu salud integral, o sea lo que hemos venido mencionando, tu salud espiritual, tu salud emocional y tu salud física, sobre todo porque hay personas que de una u otra forma dependen de ti. Hay personas a tu alrededor que te aman y quieren tu bienestar. También tu aspecto personal entra aquí, no se debe confundir el amor propio con la vanidad, tu aspecto puede ser un equilibrio entre lo moderno, lo sobrio y lo modesto, si no cuentas con un gran ingreso. No se necesita gastar cantidades elevadas para verse y sentirse bien y esto puede hacer la diferencia al conseguir un buen empleo, una pareja, o si ya la tienes debes procurar verte siempre agradable.

Prioridad No. 2 – TU FAMILIA INMEDIATA

Tu pareja y tus hijos. En esto con todo respeto me refiero a que tu pareja debe ser primero si es el padre o la madre de tus hijos y luego tus hijos porque ellos serán una prioridad mutua. No se debe caer en el error de hacer a tu pareja a un lado cuando los hijos comienzan a llegar, siempre debe haber un tiempo para compartir a solas y no se trata solamente del tiempo de intimidad sexual. Y si por el contrario los hijos no son de ambos, primeramente deben estar ellos antes que tu pareja, esto evitará que haya resentimiento y rebeldía.

Prioridad No. 3 – EL TRABAJO / ESTUDIO

El trabajo debe ser una bendición de Dios, debes agradecer por él cada día, dar lo mejor de ti sin que esto signifique que permitas abuso. No debe ocasionarte esclavitud, no debe ser un medio de escape, ni tampoco un pretexto para estar fuera de casa o para no compartir con tu familia. Si no estás conforme con el trabajo que tienes, busca opciones de otros empleos, mejorando tu nivel académico o buscando una opción de negocio propio, busca consejo y asesoría. El trabajo debe ser el medio de ingresos para que puedas dar estabilidad a tu familia. Aún si eres una persona soltera y sin compromisos debes aportar ingresos, aunque no te los exijan, y considerar el alto costo de la vida; cada persona mayor de edad debe velar por sí misma.

EL ESTUDIO: Si por el contrario, eres menor de edad tu prioridad es estudiar y ser un buen estudiante, considera que el tiempo no va a regresar. Unas horas que correspondían a estudio y que pierdas en un pasatiempo, poco a poco se convertirán en un año perdido. Si no te gusta el estudio, piensa que es peor pasar todo el año siendo mediocre y tener que estudiar durante las vacaciones para exámenes de aplazado o incluso repetir un año; mientras ves a quienes fueron tus compañeros progresar y concluir sus estudios antes que tú. También hay otras formas de estudio como los institutos donde puedes graduarte de secundaria en menor tiempo y llevando menos materias, y las opciones de colegios Vocacionales y Técnicos donde sales con un título medio que servirá para conseguir un mejor empleo o la opción de algo propio a futuro.

Algunas veces nos cargamos de trabajo y de servicios o favores a otros, porque no podemos decir que no; aunque por dentro quisiéramos hacerlo, hasta que la persona abusiva utiliza nuestra falta de control para manipularnos y sacar provecho cuantas veces quiera de un corazón suave por decirlo amablemente, aunque en realidad es una voluntad débil. Debemos ser colaboradores, pero sin que esto nos traicione a nosotros mismos o nos robe tiempo que nuestra familia merece.

Prioridad No. 4 – EL PRESUPUESTO FAMILIAR

Si bien es cierto que varias fuentes de ingreso son necesarias, la economía se antepone a ellas. Elaborar un presupuesto y vivir una vida adecuada al nivel económico al que se pertenece debe también ser prioridad.

Prioridad No. 5 – AMISTADES Y FAMILIA LEJANA

El tiempo debe planificarse para compartir con todos los miembros, cercanos y lejanos de tu familia. La vida en familia y con las amistades es indispensable y provee crecimiento mutuo. Cultivar buenas relaciones familiares y buenas amistades es importante, de esto dependerá en ocasiones la toma de buenas decisiones o de consejos y advertencias, cuando no vemos las cosas claras o las vemos desde un solo punto de vista. Aquí te dejo algunas frases alusivas…

“El hombre más digno es el capaz de distinguir las prioridades de este mundo”
Zarvirus
“Como siempre: Lo urgente no deja tiempo para lo más importante”
MAFALDA (de Quino)
“Al que buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”
Anónimo.
“En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”
Proverbios 17:17

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Cada Cosa En Su Lugar

Por Tanny Abad R.

Ya hemos comprendido que nuestro espíritu debe ser el gobernador de todo nuestro ser, lo hemos  desempolvado, lo tenemos presente, pero ahora  ¿Qué hacemos con él? ¿Cómo comenzar a utilizarlo para nuestro beneficio?

En nuestra área espiritual se encuentra  ubicada la autoridad especial que nos fue delegada de parte de Dios Padre para señorear sobre todo lo demás, comenzando por tener control sobre nosotros mismos. 

Entonces dijo Dios, hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias del campo, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” (Génesis 1:26).



En nuestra alma se encuentran: La Mente, la Voluntad y las Emociones y en nuestro cuerpo se encuentran los Cinco Sentidos: La Vista, El Olfato, El Tacto, El Oído y El Gusto. 

Si nos dejamos guiar por el alma, seremos personas muy “emocionalistas” y con una voluntad descontrolada. Si nos dejamos guiar por los sentidos, seremos personas “carnales” evocadas a la prioridad de satisfacer placeres.

La mente tiene la capacidad de analizar rápidamente cualquier situación que vaya a efectuarse o que ya se efectuó a una increíble velocidad. El problema radica en que actuamos tan rápido que por lo general aprendemos de nuestras malas experiencias, más que de nuestro razonamiento o de nuestro análisis anticipado de las consecuencias de nuestras decisiones. Una acción lleva a una reacción, por lo general una acción desemboca en una reacción en cadena. Una mentira lleva a otra mentira y a otra y a otra, hasta el colmo de usar las mentiras hasta cuando no hay necesidad (como si la hubiera) de salir de un apuro inventando una de ellas.

Si permitimos al espíritu tomar control del alma, nuestra mente aprenderá poco a poco a no tomar decisiones, ni a la ligera, que activen nuestra voluntad sin medir consecuencias basadas en emociones que queremos sentir; ni tampoco permitirá que actuemos tan lentamente como para no tomar una decisión a tiempo que nos favorezca tratando de evitar emociones que no deseamos sentir.

Por ejemplo: A una persona se le presenta la gran oportunidad de un viaje en avión por primera vez a otro país con todo pago a visitar a un ser querido que hace mucho no ve; pero la gobierna el temor, que es una emoción negativa. Le encantaría ir pero el miedo no le permite disfrutar de esa aventura, no le permite salir de su estado de confort donde se siente segura. Entonces le brindan la oportunidad a otro familiar que sí la aprovecha y de regreso cuenta todo lo que disfrutó y ahí viene el arrepentimiento. “¡Mejor hubiera ido!” Esta persona es manejada por su alma y perdió así de simple una linda oportunidad que la vida le quiso regalar.

Otro ejemplo sería el caso de una persona que por su estado de salud su médico le ha prohibido el consumo excesivo de azúcar, ella ama los dulces pero no tiene autocontrol y se desespera porque su vista ha topado con unos chocolates y se ven deliciosos, el olfato termina por convencerla y cae en la trampa de la tentación y se come todos los chocolates que pudo. La vista y el olfato, la llevaron a satisfacer al gusto. Por tener una voluntad débil no hubo autocontrol; en otras palabras, el cuerpo, la parte carnal fue más fuerte que la espiritual.  Esta persona es manejada por sus sentidos llevándola a empeorar su salud presente y futura.

A ambas personas el espíritu las habría llevado a tomar la decisión correcta y se habrían sentido más felices y sanas.

Si nos dejamos guiar por las emociones y los sentidos, seguiremos en deterioro, aunque avancemos científica y  tecnológicamente. Por tanto…

“No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.”
Romanos 12:1 Versión Dios habla Hoy

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Una Ventana Hacia Ti: Desempolvando El Espíritu

source

Por Tanny Abad R.

Nosotros somos las criaturas de la naturaleza con más capacidades físicas y mentales; tanto que podemos comunicarnos hablando y no sólo en un lenguaje, sino en cuantos deseemos aprender e incluso inventar.

Como compartíamos en la introducción a la sección “Una Ventana Hacia Ti”el espíritu es la esencia de la vida, o sea nuestro espíritu es la esencia de nuestra vida, esta esencia viene del Espíritu de Dios, él es quien da la vida, quien da conciencia y quien tiene la capacidad de preservarla. Es el aliento de vida que Dios sopló en la nariz de Adán cuando detalladamente Él lo creó con sus manos a diferencia del resto de la creación que fue creada con sólo su orden (Génesis 2:7).

El espíritu es por tanto un pedacito de Dios en cada uno de nosotros, que se puede ver manifiesto en las capacidades que tenemos las personas como son el poder amar y también el poder crear, que nos distingue del resto de la creación. Es tiempo de desempolvarlo si queremos poner nuestra vida en orden físico, mental, emocional e incluso en orden cósmico. Nuestra vida es la casa que más organizada debe estar, sino de todos modos se reflejará en muchas de las acciones y decisiones que tomemos en el futuro.

Si bien es cierto que pertenecemos al reino animal, no es de nuestro agrado cuando nos comparan con alguno en particular o nos llaman “animal”. Nos ofenden en lo más profundo. Pero talvez no habíamos caído en cuenta qué es lo que nos diferencia del resto de ellos.

Si lo vemos bien todos los animales actúan por instinto, así se alimentan, así se reproducen, así se defienden e incluso así algunos de ellos buscan un lugar designado para morir en el momento que sienten que esa hora se acerca, como es el caso de los elefantes.

Pero aquí, encabezando la fila de la fauna, estamos nosotros los humanos con toda nuestra capacidad de razonamiento y jactándonos de ser los más dotados de la creación, pero hacemos cosas que no nos convienen que no haría ninguno de los demás animales: dañamos la naturaleza contaminando y extinguiendo, nos alimentamos mal, ingerimos cosas que ponen en riesgo nuestra salud, buscamos por puro placer toxicomanías, e incluso nos exponemos a peligros aun conscientemente. ¿Pero por qué, con toda esta capacidad, hacemos tales cosas en contra de nosotros mismos?

Aquí es donde entra a hacer función nuestro valioso espíritu, gritando desde hace mucho sin ser escuchado: “No hagas esto o aquello.” “Por favor no le des eso a tu cuerpo, te va a producir tal cosa o tal otra.” Y quien sabe de cuantas cosas más nos ha querido advertir. Por eso es tan importante permitirle tomar el puesto en nuestro ser para el que fue creado y poner en orden las demás áreas de nuestra vida.

Si te pones a pensar muchas veces has escuchado una voz interna que te advierte o te avisa de alguna situación en especial e incluso te ha aconsejado, a la cual has reaccionado de diferente forma, en ocasiones le obedeciste y en otras por el contrario la ignoraste y luego te das cuenta que debiste haber hecho caso y haberle tomado importancia, porque muchas veces nuestro espíritu se manifiesta a través de lo que conocemos comúnmente como “conciencia”, así es la manera en la que vamos a comenzar a distinguir sus intervenciones en el futuro hasta que nos familiaricemos más con él.

Posiblemente tu espíritu ha estado hasta ahora en un rincón de tu vida empolvado e ignorado. Pero debes comprender que él debe ser hoy el mayordomo de esta casa que es TU VIDA. Y la parte de la mente que definimos como “El Consiente” pasa a ser el ama de llaves, que desde ya se convierte en su mano derecha y que juntos podrán pasearse por todas las áreas de esta casa que cambiará de adentro para fuera en una reorganización tal que todo el que pase a su lado notará.

Hasta el momento talvez hemos vivido ignorando la armonía que debe haber entre el espíritu, el alma y el cuerpo; por eso muchas veces hacemos cosas que a nosotros mismos nos desagradan y si existiera la posibilidad de divorciarnos de nosotros mismos quizás lo habríamos hecho. Pero la armonía lleva a una paz interior que no depende de las circunstancias; una paz que no es ausencia de guerra o de problemas, sino que al presentarse momentos difíciles, nos dará la capacidad de sobrellevarlos con una mejor visión; esta armonía nos llevará también a un descanso físico, a un autocontrol mental, a bajar los niveles de stress y e incluso es capaz de llevarnos a un mejor estado financiero.

Usemos la simple pero muy efectiva terapia de mirarnos al espejo y hablar con nosotros mismos, esta va a ser la forma sencilla de comenzar a desempolvar nuestro espíritu y darle el puesto que se merece en nuestra ser.

Ponte frente al espejo y dile a tu reflejo que desde hoy permitirás al espíritu tomar control y comenzar a ordenar, a guiar y a poner cada cosa en su lugar y que desde hoy llevarás a todo tu ser a una mejor calidad de vida, porque tú te lo mereces.

Hoy comenzarás a ver la vida de otro modo, a disfrutarla, a vivirla en abundancia.

Desempolva tu espíritu, libéralo y permítele brillar, porque ese brillo traspasará el alma y el cuerpo, notándose en muy poco tiempo y todos lo van a percibir. Porque…

“El corazón alegre hermosea el rostro”
Proverbios 15:13

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Nueva Sección: Una Ventana Hacia Ti

Introducción por Gabi:
El fin máximo de mi trabajo en Mi Casa Organizada es, aparte de inspirarte a trabajar por un hogar más bonito y acogedor, recordarte que eres una persona integral, y que tienes muchas facetas que no se pueden descuidar. Es por eso que tengo el agrado de contar, a partir del día de hoy, con la colaboración de Tanny Abad, consejera con 20 años de experiencia en guía espiritual de mujeres, adolescentes, adultos jóvenes y matrimonios. Ella estará compartiendo su conocimiento con nosotras(os) cada dos semanas, los viernes. Si tienes alguna pregunta para ella, un comentario, sugerencia, o quieres darle la bienvenida, envía un correo a info@micasaorganizada.com . De nuevo y siempre, mil gracias por tu apoyo a Mi Casa Organizada.





Hola amiga(o) lectora:

En este año que recién inicia, deseo las más ricas bendiciones para Ud. y su familia, estoy enormemente agradecida con Dios, con Gabi y con todos Uds. que me permiten llegar por este medio hasta sus preciosas vidas y tocar positivamente sus corazones con una sección dedicada al área espiritual de nuestras vidas, la cual algunas veces dejamos de último, restándole la importancia que en realidad se merece, ya que es la que nos acerca más a nosotros mismos, a las personas que amamos, al Ser que nos creó e incluso a lidiar más fácilmente con las circunstancias que se nos presentan día a día y con las personas con las que interactuamos en cada una de esas circunstancias, que desearíamos que todas fueran positivas, pero no siempre lo son.

Los temas que estaremos tratando son breves, en realidad expresados en forma sencilla, y nos ayudarán a crecer como personas.

Todos llevamos una vida física con sólo el hecho de respirar, de movernos, comer, trabajar, hacer deporte y tantas cosas que realizamos con nuestro cuerpo, que es la parte que más conscientes estamos de utilizar o que está más presente porque la vemos. También llevamos una vida emocional, cuando pensamos,  sonreímos, lloramos, nos alegramos, nos enojamos, etc. Y no siempre estamos conscientes de que hay otra parte involucrada y que esta completa nuestra humanidad.

Tenemos un cuerpo, al que cultivamos ejercitándolo y fortaleciéndolo, o por el contrario, le damos todos los gustos o placeres sin medir consecuencias, por una u otra razón es la parte a la que dedicamos mucho más tiempo. 

Tenemos un alma que aunque no se ve, inconscientemente utilizamos porque ahí están nuestras emociones positivas o negativas.

Y tenemos un  espíritu que es la fuente de donde va a fluir o de donde nace lo buen o lo malo, por llamarlo de alguna manera, que se va a ver reflejado en nuestras acciones por medio de las emociones y por medio de lo que hacemos con el cuerpo. Al espíritu podemos cultivarlo, hacerlo crecer y fortalecerse con el fin de que logre tener el control de las otras dos áreas, convirtiéndonos en personas con una mejor calidad de vida emocional y física. Nuestro espíritu es la esencia de nuestro ser, da vida a las otras partes para hacer un complemento perfecto. Así que… dediquémosle un tiempito!!

Espero que los temas a tratar en la sección “Una ventana hacia ti” sean de mucha ayuda para cada uno de Uds.  Estoy abierta a las consultas y sugerencias si desean  extender un tema o si desean que tratemos algún tema en especial más adelante.

Con todo cariño:

Tanny Abad R.