Yo primero

como afrontar una crisis

Cómo Afrontar Una Crisis

La vida real, aún para las personas más organizadas, en algún momento presenta algún tipo de crisis. Puede ser que se nos vaya la empleada o la niñera de un día para otro, que algo suceda con la familia (un divorcio) o el trabajo (un despido), hasta un desastre natural como una inundación o un incendio.

Y así como todos somos diferentes, todos afrontamos las crisis de diferentes maneras. Lo que para algunos podría ser una crisis de fin de mundo, para otros podría considerarse sólamente un pequeño obstáculo. Y viceversa.

(más…)

Cómo Combatir La Falta De Motivación

Es inicio de año, y se supone, SE SUPONE, que deberíamos tener muchísima energía y ganas para hacer todo lo que nos propusimos hace sólo unos cuantos días, cuando recibíamos el año.

Pero, y si no?

Y si no tienes ánimos casi ni para levantarte de la cama, mucho menos para comenzar a prepararte para “correr medio maratón” u “organizarte” (las dos resoluciones de año nuevo más comunes) ? Y si tienes un saco de problemas, o uno sólo pero grandísimo, que no te deja ver luz al final del túnel?

(más…)

15 Efectos Del Estrés Que Talvez No Conocías

Como vimos la semana pasada, la época navideña es muy estresante.

Talvez ya sabías que el estrés se manifiesta por medio de síntomas como dolores de cabeza, taquicardia, mal humor, falta de sueño y dolores musculares, más que todo en la espalda y cuello.

Pero, sabías que el cuerpo nos avisa que estamos bajo una gran tensión, de muchas otras formas?

A continuación 15 de ellas: (más…)

Pequeñas Cosas Que Pueden Cambiar Tu Vida

Ya casi se va terminando el año, e inevitablemente comienzo a pensar en las famosas “resoluciones de Año Nuevo”.

Te hiciste resoluciones al comenzar este 2013?

Yo no me hice resoluciones-resoluciones. O sea, no las veo de ese modo, porque constantemente me estoy poniendo objetivos, no sólo el 1º de enero.

Desde hace años tengo un gran objetivo: perder peso. Hace un par de años eran 15 kilos. El año pasado eran 18. Este año ha sido de muy poca actividad física (en febrero me caí y me quebré el coxis, y hace 1 mes me caí y me disloqué la rótula, he estado en cama un montón de tiempo), así que ya van 20 kilos. Voy para atrás como el cangrejo. (más…)

5 Formas De Reducir El Estrés En Navidad

La época navideña es, para muchos, la más linda del año. Y para muchos es también la más estresante. En muchos casos, la carga de trabajo no disminuye, más bien aumenta, y a esto hay que agregarle las sesiones de limpieza y decoración de la casa, planeamiento de los menús que se van a servir en las celebraciones, visitas a los centros comerciales en horas de la noche (porque sólo a esa hora se puede)… Para cualquiera es extenuante!

El asunto es que el cuerpo no sabe que es Navidad, y aunque un poquito de estrés puede darte esa energía extra que tanto te hace falta, si te excedes, se podría convertir en un padecimiento descontrolado y crónico. Y te recuerdo que el exceso de estrés causa hipertensión, úlceras, depresión y otras cosas peores.

Así que, aunque en esta época haya que andar un poco en carrera, haz un esfuerzo por mantenerte calmada, con estas sencillas técnicas para reducir el estrés:

(más…)

Organizando El Espacio Personal

source

El espacio personal es aquel lugar preferido que tenemos para sentarnos a leer un libro, hacer manualidades o trabajos de carpintería, o los lugares donde guardamos los artículos de alguna colección especial, y como todo otro aspecto de nuestra vida, este espacio merece nuestra atención para poder disfrutarlo al máximo.

Pocas personas tienen el privilegio de tener una habitación dedicada exclusivamente a su pasatiempo. Si la tienes, fantástico. Si no la tienes, piensa a ver qué rinconcito de tu hogar puedes dedicar a tu hobby. Cuando lo hayas encontrado, hay que prepararlo y organizarlo para poder tener a mano todo lo que necesites cuando la creatividad te llame, o para poder apreciar tu colección de la mejor manera posible.

  1. Desecha lo innecesario. Es el paso común a todo proyecto de organización. La mayoría de artistas manuales guardamos (me incluyo) más materiales de los que podamos necesitar. A veces pasa que nos aventuramos en alguna técnica, la trabajamos un tiempo y luego nos aburrimos, pero no desechamos los materiales sobrantes. Saca todos tus materiales, agrúpalos en tres grupos: donar, botar, guardar. Los de donar puedes dárselos a alguna maestra de artes plásticas, a centros de cuidado de niños (en Costa Rica, los Cen-Cinai se podrían ver muy beneficiados), pero siempre recuerda preguntar antes de llegar con una bolsa gigante de cosas que talvez no necesiten o no quieran. Lo que te quede, agrúpalo en “similares”, y organízalo en tu nuevo espacio personal.
  2. Sé creativa(o). Aquí en Mi Casa Organizada nos enfatizamos en soluciones para organizar que sean baratas, ojalá con materiales reciclados, y que podamos hacer nosotras mismas fácilmente. Aprovecha latas vacías, cajas de zapatos, o cualquier otra herramienta que ya tengas a mano. Con las colecciones hay que tener mucha creatividad a la hora de exhibirlas, ya que hay una línea muy delgada entre una colección bonita y un chunchero sin sentido. Exhibe tus mejores piezas, o rótalas cada cierto tiempo. Una colección de peluches por ejemplo, puede colgarse del techo con un mecate grueso, y así complementará la decoración de la habitación, o también se puede conseguir una malla y hacer una especie de hamaca para colocar los muñecos. Una colección de platos puede exhibirse no sólo en la cocina, sino también en un pasillo, en una pared de la sala, o en una terraza.
  3. Optimiza el almacenamiento. Un ávido lector puede llegar a tener problemas para guardar su colección de libros favoritos. Echa mano de repisas, muebles altos, o muchas otras soluciones que te presentamos en el Facebook de Mi Casa Organizada. Ahí encontrarás ideas inspiradoras para guardar tus herramientas de carpintería, libreros en lugares inesperados, formas de guardar tus materiales y mucho más.

Tu espacio personal es un reflejo de tu forma de trabajar. Un espacio personal limpio, bonito y organizado, siempre listo para tu creatividad, aumentará el disfrute de tu actividad favorita, y te hará mucho más placentero tu tiempo libre.

Con qué aspecto de tu hobby tienes más problemas? Comenta!

Photobucket

Deja De Disculparte

NOTA PREVIA: antes de leer este artículo, por favor toma nota de que no estoy en contra de esforzarse o trabajar por hacer del hogar un mejor lugar cada día. Pienso que nuestro deber como seres humanos es hacer el bien a otros, sean los miembros de tu familia, amigos, familiares, vecinos, compañeros, conocidos o desconocidos. Pero a veces necesitamos unas cuantas palabras de empatía, para perdonarnos a nosotras mismas, y para poder seguir dando lo mejor de nosotras. Este artículo son esas palabras de empatía.
source
Alguna vez te ha pasado que visitas a alguna amiga o familiar, y apenas entras comienza a decirte que disculpes el “desorden”, aunque su casa esté impecable? Talvez tú misma lo haces, por costumbre, o porque en realidad tu casa está hecha un desastre. Te ha pasado? Bueno, pues a mí sí.
Pero he decidido dejar de disculparme. Porque es una de las muchas formas que toma nuestro YO criticón para decirnos que, no importa qué tanto nos esforcemos, nunca será suficiente.
Me puse a pensar que cuando visito a alguien no es para fijarme en qué estado de limpieza y pulcritud tiene su casa, sino para disfrutar de su compañía. Qué importa si hay juguetes tirados, si las paredes están sucias, si el perro está echado en el sillón? Quién soy yo para juzgar a mi amiga, que trabaja fuera de casa, que tiene niños que atender, que ha estado enferma, o que simplemente quiere descansar o jugar con los niños en lugar de hacer las labores domésticas? Qué importa su casa? La quiero como es, me encanta estar con ella, y hablar con ella, y reírme con ella.
Y qué pasa si esta amiga hipotética de la que hablo… soy yo? Y qué pasa si tú también te identificas con ella en algún momento? Te gustaría que alguien llegara a tu casa sólo a fijarse si la tienes perfecta? Eso pensé, a mí tampoco me gustaría.
Mi casa no está nunca impecable. Mis amigas que adoro pueden dar fe de ello. Pero me encanta que vengan, me encanta compartir con ellas, que traigan a los chiquillos y saquen juguetes y se diviertan. Y ya no pienso disculparme más por el estado caótico en el cual casi siempre está, porque sé que a ellas no les importa.

Photobucket

Vuelve A Ponerle Vida A Los Años

source

A veces mi esposito tiene dificultad para manejar el estrés y la presión. Un cambio en su rutina o el andar muy encarrerado lo pone bajo tal estado de nerviosismo, que prefiere evitar a toda costa situaciones que puedan desencadenar este malestar. Con los años ha aprendido a vivir de tal manera que ahora su vida es mucho más relajada, aún en medio del trajín diario del trabajo, las presas, las cuentas por pagar, y muchas otras “molestias” que forman parte de nuestra vida cotidiana.

De paso me ha enseñado mucho. Yo tiendo a andar siempre en carrera, toda estresada, me preocupo por cosas que no puedo solucionar, talvez estoy a punto de salir de la casa con buen tiempo y decido hacer “una última cosa” antes de salir, lo cual provoca que llegue tarde a donde voy, dejo todo para última hora, comienzo un proyecto y lo dejo a medias. O en otras ocasiones me autoasigno tareas innecesarias, o no proritarias, o que no me dan completa satisfacción (seguir un curso para entender mejor el Antiguo Testamento, escribir un diario, limpiar-con-cepillito-de-dientes-todas-y-cada-una-de-las-orillitas-del-piso). Todo esto me hace sentir enojo conmigo misma, y me he dado cuenta de que, por estar enfocándome en las cosas equivocadas, no me queda tiempo para hacer lo que sí disfruto, lo que sí me llena, lo que me hace crecer como persona. Mi esposito me ha enseñado que MENOS ES MÁS.

  • Menos compromisos: Cada día tiene invariablemente 24 horas. Al ser nuestro tiempo limitado, debemos ser cuidadosos con respecto a cuáles actividades nos comprometemos. El tener la agenda demasiado llena de compromisos aumenta nuestro nivel de estrés, así que hay que balancear muy bien  los beneficios y los aspectos negativos de alguna actividad o cita que aceptemos.
  • Menos distracciones: Me ha pasado que decido sentarme a escribir un artículo, pero en lugar de abrir el procesador de texto, abro el Facebook, y cuando me doy cuenta me he pasado una hora entera viendo que “XY comentó en su estatus”, “a YZ le gusta esta foto”, “AB te mandó una solicitud para Farmville”. O cuántos de nosotros vemos las noticias en la mañana, llegamos a la oficina y leemos al menos dos periódicos, luego a medio día vemos otra vez las noticias, y en la noche otra vez! He decidido eliminar las suscripciones a boletines que no me provocan ganas de leerlos, dejar de seguir blogs que no encuentro inspiradores la mayoría de las veces, y esconder las notificaciones de muchas páginas de Facebook innecesarias o hasta quitar “amigos” que son más bien conocidos de alguna vez y con los que ya no tengo relación alguna.
  • Menos gastos: Una de las lecciones que más me ha costado aprender en la vida es que tener un poquito de plata ahorrada (por poquita que sea), da una sensación de seguridad indescriptible. No siempre es fácil reducir nuestros gastos, y en muchas ocasiones implica trabajo y esfuerzo extra (como dejar de pedir pizza y cocinar una comida casera), pero el sentir que tenemos un poquito de dinero ahorrado, de verdad vale la pena.
  • Menos cosas: Entre más cosas tengamos, más tiempo y dinero debemos invertir en mantenerlas. Si tienes un mueble lleno de adornitos que se ensucian terriblemente y que te toma un día entero limpiar, sería bueno que pienses si no sería mejor eliminarlos. Antes de comprar algo nuevo, pregúntate: “De verdad necesito esto?”, “qué tanto agregará o quitará a mi vida?”
Te identificas con alguna de estas situaciones? Por favor, dime que no soy la única! 🙂

Photobucket

Resoluciones vs. Metas

Es típico cuando iniciamos un nuevo año, replantearnos aquellas cosillas que no hemos estado haciendo del todo bien, y proponernos hacerlas diferente, “cambiar”. Casi todos, antes de que el 31 de Diciembre llegue a las 12 de la noche, nos hemos propuesto nuevas resoluciones para año nuevo, nuevas metas.

Pero ojo: te estas poniendo “resoluciones” o “metas”? Es que hay alguna diferencia?

Pues sí la hay, aunque muy sutil. Veamos.

Las resoluciones de año nuevo generalmente tienen varias características:

  • Son promesas vagas que nos hacemos sin pensarlo mucho ni comprometernos del todo. Algunos ejemplos podrían ser: quiero bajar de peso, quiero leer más, voy a comer más saludablemente, debo ser más organizado.
  • No tienen una fecha para ser completadas.
  • Casi nunca se pueden medir. Debido a esto la mayoría de personas se dicen a sí mismas que su plan no está funcionando, y simplemente abandonan sus esfuerzos.
  • Son como “sueños” que nos gustaría alcanzar, pero no se sabe cómo.

Por otro lado, las metas deben ser:

  • Específicas: “quiero pesar 10 kilos menos para Julio del 1013”.
  • Medibles: “para esto debo rebajar 1.5 kilos por mes o casi medio kilo por semana”.
  • Realizables: “necesito caminar 20-30 minutos 4 veces por semana y reducir aproximadamente 300 calorías menos que ahora”.
  • Realistas: “no tengo que invertir tres horas diarias en un gimnasio ni preparar comidas complicadas”.
  • Limitadas a un período de tiempo establecido: “seis meses”.
  • Las metas son más bien “propuestas”, con pasos específicos a seguir, medir el progreso y alcanzar el resultado deseado.

Qué te planteaste para este nuevo año: resoluciones o METAS?

Photobucket